PATERNIDAD

Agradecer a papá

Yo, a mis 25 años, me siento afortunada de tener el padre que tengo. Mi papá aún sigue llamándome una  o dos veces por semana sólo para preguntarme como estoy, se toma esos 2 minutos en su trabajo para acordarse de mi.

Y yo, que estoy en casa todo el día, aveces decía que no tenía tiempo para marcarle.

¿Que mala hija, no?

Cuando empecé a crecer se me hizo fácil alejarme de mi padre para vivir mi vida, ser independiente y que no me aquejen con sus preocupaciones y preguntas.

Pero ahora, que soy madre, y te veo preocuparte, entiendo todo lo que mi padre hacía por mi.

Tenemos una hija de casi 2 años y tú eres de esas personas que me llama en el día para preguntarme como está la bebé, que está haciendo, que comió o si tomó siesta.

Me doy cuenta que igual que mi padre, tu sientes esa preocupación por tu hija, y entonces reacciono; ¡Qué afortunada eres Paula!.

Estoy segura que cuando nuestra hija tenga edad de contestar un celular, le llamarás sólo para preguntarle como está, y eso, a mi como madre, me da una satisfacción y una sensación de alivio, porque escogí al hombre correcto.

“Ser buen padre empieza siendo buen esposo”, esa frase la leí hace muchos años y es totalmente cierta.

Y si tú me procuras, me llamas y me preguntas como estoy, entonces lo harás con nuestra hija.

Yo nunca te imaginé en modo de “papá” pero estoy muy agradecida con la vida por que tú Fernando está siendo un buen padre, al igual que mi padre.

Desde entrar conmigo al quirófano, desvelarte cuidando a la bebé, llegar cansado del trabajo y todavía hacer cena porque “mamá está cansada”, han sido pequeñas cosas que no había notado hasta que me puse  a pensar para escribirte una pequeña carta de agradecimiento.

Y sé que dar las gracias no siempre será suficiente, pero de igual manera quiero escribirlo.

Gracias porque hiciste un gran cambio en mi vida, para bien.

Gracias por desvelarte hablando conmigo aún cuando tenías que trabajar al siguiente día.

Gracias por apoyarme en mi carrera profesional e impulsarme a tomar nuevos retos.

Gracias por todos los detalles que me das.

Gracias por todas esas visitas express los fines de semana.

Gracias por sacar tu lado sensible conmigo para poder comprenderte.

Gracias por Toto.

Gracias por estar a mi lado cuando me hice esa prueba de embarazo (y por verla por mi).

Gracias por hacerme mamá.

Gracias por estar al pendiente todos los días de nuestra salud y bienestar.

Gracias por esos besos diarios de despedida y bienvenida a la casa.

Gracias por abrazar todos los días a Paula.

Gracias por ser firme en tu posición como padre y saber educarla cuando yo desisto como madre.

Gracias por tener las ganas de salir a caminar en las tardes para platicar aún cuando llegas cansado del trabajo.

Gracias por darme la oportunidad de cuidar a mi hija en casa.

Gracias por superar tu estrés, tu ansiedad y tu coraje para llegar a casa con la mejor actitud.

Gracias por cuidar a la Paula los domingos para que yo pueda dormir más.

Gracias por llamar cuando no vienes a comer.

Gracias por ser una persona responasble con nosotras.

Gracias por ser la persona que nos pone un lugar antes que a ti mismo.

Gracias por seguir siendo buen esposo aún después de lo cansado que es ser padre.

Gracias por ser una persona que le gusta superarse en su ámbito laboral.

Gracias por amarme.

Gracias por amala.

Gracias por amalo.

Gracias por ser  tú.

Y yo se que aveces te superan los  problemas y el estrés pero espero que con estos agradecimientos te des cuenta de lo que estás haciendo y de la persona valiosa que eres.

Aunque Paulita no sepa expresarse bien, con esos besos y abrazos que te da te demuestra que estás siendo un buen padre, que cubre todas sus necesidades materiales y emocionales.

Te amamos profundamente.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of