MATERNIDAD

Naturaleza para los niños

Desde que nació, hasta aproximadamente los 8 meses de mi bebé, vivíamos en un departamento pequeño sin jardín, y yo siempre mantenía limpios los pisos para que mi bebé gateara y yo estar con seguridad de que no se comiera nada sucio del piso.

Cuando salíamos a casa de sus abuelos, (en donde si tienen un gran patio) era cuando mi bebé gateaba en la tierra y se ponía a jugar y aventar todo, y obviamente comérsela… y yo me preocupaba muchísimo, pensaba que se iba a enfermar o agarrar alguna alergia, pero afortunadamente nunca pasó.

Aún recuerdo la primera vez que llevé a mi bebé a un campo de fútbol y la paramos en el pasto, ¡SE QUEDÓ PARADA SIN MOVERSE!, era como si tuviera miedo a pisar algo o estaba sorprendida por la sensación. Pero a los pocos minutos, andaba feliz de la vida caminando, arrancando el pasto y claro… queriéndolo comer.

No voy a negar que mi hija haya comido tierra, besado al perro o chupado una piedra, porque si lo ha hecho, cuando están conociendo las texturas de las cosas, los olores y sabores, todo quieren probarlo, tocarlo y comerlo, y debemos estar atentos a que no ocurran accidentes. Hay que tener precacución con los bebés, en lo personal, yo no le veo nada malo que mi hija abrace al perro y que mi perro le lama las mejillas, pero siempre que terminan de jugar, le lavo la carita y las manos.

14 meses

Ver jugar a mi niña en la tierra, correteando al perro o lanzar piedras es bastante divertido, pero debo admitir que cuando era más bebé era muy paranóica con el tema de los gérmenes y bacterias que pudiera tocar.

Estoy consciente que mi hija se puede enfermar por comer algo sucio o comer “tierra”, como todos los niños, pero también estoy consiente que el estar en contacto con la naturaleza le hará fuerte su sistema inmunológico.

Tenemos la fortuna de vivir cerca de un río, en donde podemos llevar a la bebé los fines de semana y dejarla jugar con la arena, tocar el agua y caminar entre los árboles. Me parece que ella disfruta mucho más estar en el aire libre que en casa jugando con sus juguetes, se nota bastante porque nunca quiere regresar.

10 meses

Debemos permitirles a los niños experimentar, ensuciarse, brincar en un charco de agua y hacer pasteles de tierra para que fortalezcan su sistema inmunológico, desarrollen su habilidad sensorial y sobretodo que aprendan a mantener una higiene adecuada, es decir, enseñarles a lavarse las manos, la cara o incluso bañarse después de jugar en la tierra.

Los padres influimos totalmente en la conducta de nuestros hijos, ya que al permitirle experimentar, ellos andan con más seguridad, además, de formar niños con mejor autoestima.

9 meses

 

¿Que tanto disfrutan la naturaleza tus hijos?

Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of