LACTANCIA

Composición de la leche materna – ¡Imposible replicar!

La leche materna tiene más de 200 componentes, lo cual la hace ideal para el bebé durante los primeros 6 meses de vida y complementar la alimentación del bebé hasta los 2 años. Los elementos principales son:

1. Agua
2. Grasa
3. Carbohidratos
4. Proteínas
5. Vitaminas
6. Minerales
7. Factores anti infecciosos
8. Factores bioactivos

Agua

El componente más abundante en la leche materna es el agua, aproximadamente 88%.
Es por esto, que los bebés alimentados con lactancia materna exclusiva no necesitan beber agua extra, ya que la leche materna cubre todas sus necesidades.

Grasa

La leche humana contiene aproximadamente 3.5 g de grasa por 100 ml de leche, la cual representa la mitad del contenido enérgico de toda la leche.
La grasa en la leche materna va incrementando a medida que la toma de leche va progresando. Es por eso que la leche del final (al final de la toma) es rica en grasa y tiene un aspecto blanco cremoso, mientras que la leche del inicio (cuando recién empieza a mamar), contiene menos grasa y tiene un color algo azul grisáceo.
La grasa de la leche materna contiene ácidos grasos poli-insaturados de cadena larga, como el ácido docosahexanoico o ADH y ácido araquidónico o AA, los cuales son ideales para el desarrollo neurológico del bebé.

Carbohidratos

La leche materna contiene aproximadamente 7 g de lactosa por 100 ml, siendo este el hidrato de carbono más importante. Contribuye al 40 % de las calorías de la leche materna. También contiene oligosacáridos, que brindan proteccion contra infecciones.

Proteínas

La leche materna tiene una concentración de proteína de 0.9 g por 100 ml. La leche humana contiene caseína, lactosuero (proteínas del suero), mucinas y nitrógeno no proteico. La caseína de la leche materna forma cuajos que son más fáciles en comparación con los de la leche de vaca, además de aportar aminoácidos, fósforo y calcio al bebe. En relación a las proteínas que conforman el lacto suero la leche humana contiene mayor cantidad de alfa-lactoalbúmina, en cambio la leche de vaca contiene beta-lactoglobulina, la cual se encuentra ausente en la leche humana. La beta-lactoglobulina puede provocar intolerancia en los lactantes.

Vitaminas

Las vitaminas que tiene la leche materna son las necesarias para el desarrollo del bebé, siempre y cuando la mamá tenga una buena alimentación, ya que la cantidad de vitaminas que consuma la mamá serán las que reciba el bebé.

Vitaminas liposolubles: estas vitaminas son transportadas en la grasa láctea.

Vitamina A: Necesaria para la visión.
Vitamina K: Evita hemorragia en recién nacidos.
Vitamina E: Desempeña un importante papel preventivo del daño oxidativo de la membrana celular.
Vitamina D: aunque la leche materna tiene poca vitamina, es mucho mayor comparada a la leche de vaca. El bebe puede producirla si está expuesto algunas horas a la semana al sol.

Vitaminas hidrosolubles: estas vitaminas son ingeridas en proporciones aceptables por el bebé si la madre está bien nutrida.

Biotina
Colina
Vitamina B9- Ácido fólico
Inositol
Niacina
Ácido Pantoténico
Rivoflavina
Tiamina
Vitamina B12- Cobalamina
Vitamina B6- Piridoxina
Vitamina C

La vitamina B12 es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso del bebé.

Minerales

Los minerales en la leche materna tienen una concentración elevada los primeros días de la lactancia y conforme se va estableciendo la lactancia, se generan minerales en cantidades constantes. La leche materna contiene los siguientes minerales:

Bicarbonato
Calcio
Cloruro
Citrato
Magnesio
Fostato
Potasio
Sodio
Sulfato
Cromo
Cobalto
Cobre
Fluoruro
Yodo
Hierro
Manganeso
Molibdeno
Níquel
Selenio
Zinc

La biodisponibilidad de los minerales como Calcio, Magnesio, Hierro, Cobre y Zinc es un punto muy importante en la leche materna, comparado con la leche de vaca o fórmula.

Por ejemplo, el hierro presenta una absorción que alcanza al 50 % del hierro disponible, comparado con el 10 % de absorción de la leche de vaca o 4% en leche artificial.
Aunque la leche materna tiene poca cantidad de hierro, el cual apenas alcanza de 0.5-1 mg/L, los bebés amamantados tienen poca probabilidad de padecer deficiencia de hierro.

El calcio aparece en pequeñas cantidades en la leche materna, de 20-34 mg por 100 ml, el cual se absorbe 67%, en comparación a la leche de vaca que se absorbe 25%.

Factores anti infecciosos

La leche materna contiene muchos factores que ayudan al bebé a protegerlo de infecciones respiratorias, intestinales, de oído, etcétera.

La inmunoglobulina A (IgAs) ayuda al bebé recubriendo la mucosa intestinal y evita que las bacterias ataquen el intestino.
La proteína de suero Lactoferrina favorece la absorción del hierro en el intestino e impide el crecimiento de bacterias en el tracto gastrointestinal (E. Coli) al secuestrar el Hierro que las bacterias necesitan para su reproducción, en cambio la Lisozima es una enzima antibacteriana muy abundante que contribuye al buen mantenimiento de la flora intestinal.

Esta protección es inigualable, ya que ocurre sin presentar efectos como fiebre o inflamación. La Inmunoglobulina contiene anticuerpos producidos por la madre contra sus propias bacterias, es decir, las infecciones que padece y ha padecido la madre pueden llegarle al bebé a través de la leche materna en pequeñas cantidades, y puede sobrellevarlo de mejor manera.

Factores bioactivos

Las lipasas son enzimas que facilitan la digestión completa de la grasa, ya que se encuentra en el tracto gastrointestinal y es apoyada por las sales biliares.
El factor epidérmico del crecimiento estimula la maduración de células de la mucosa en el intestino del lactante. Esto es muy importante, ya que el bebé tiene mayor capacidad de digerir y absorber los nutrientes, así como tener más resistencia a infecciones.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of